El cuerpo del libro por dentro y por fuera

Control de lectura #7
Por Pérez Reynoso Alejandro

El ser humano está compuesto de 206 huesos, una amplia cantidad de venas, nervios, tendones y más partes que estructuran una anatomía promedio; de igual forma, el libro esta estructurado de tal manera que a simple vista una persona puede reconocer que un conjunto de hojas, una cobertura de cartón (u otro material) y un cumulo de letras organizadas conforman un libro.

Sin embargo, ¿cuántas veces alguien se ha puesto a pensar cuales son las partes que estrictamente forman un libro?… Tal vez no muchas, ya que como publico damos por sentado lo que se nos vende en un texto y no lo cuestionamos ni lo checamos de forma rigurosa.

Por ello, Roberto Zavala Ruiz, en su texto El libro por dentro y por fuera da a conocer las partes que conforman un libro, las cuales se dividen en diversas categorías y complementos que en conjunto forman secciones, las cuales, se retomarán en esta breve introspección a la lectura.

Encuadernando un libro
Imagen obtenida de: https://empastadosdelibros.com/escuela-encuadernacion-introduccion-al-curso-taller/

Las partes básicas del libro

Un texto, de acuerdo con Zavala, está recubierto generalmente por un encuadernado rustico (un forro de cartulina) y le preceden la cubierta o primera de forros, la cual es el área donde se escribe el nombre del autor, el título, subtitulo, N.O. de volumen y la editorial; después se haya la segunda de forros o retiración de portada, la cual es una hoja generalmente en blanco o un espacio dedica a anunciar otras obras y en tercera posición se hayan las páginas falsas, es decir, la uno y dos que casi siempre están vacías.

Hasta este punto, viéndolo de forma retrospectiva (con base en los libros que hemos leído) o con un texto a lado, se puede hallar el mismo orden de colocación que precisa Zavala en su texto, por lo cual, hay que seguir para comprobar si el resto de los elementos se pueden encontrar en un libro ordinario.

Después de las paginas falsas se haya la falsa portada, ubicada en la pagina numero tres y le precede la contraportada o frente-portadilla, donde se encuentra en blanco o con el nombre del traductor o ilustrador en la cuarta hoja del libro. Para la quinta página numerada se encuentra la portada y debe tener como mínimo el nombre del autor, el titulo de la obra y la editorial (nombre y logo).

Para la sexta hoja se haya la pagina legal, es decir, donde se encuentran los datos que por ley el libro debe tener, como el registro de los derechos de autor, la fecha de publicación, nombre y domicilio de la editorial y la leyenda “hecho en México”.

Para la séptima página se encuentra la dedicatoria y le sigue el índice general, contenido o la tabla de memorias; sin embargo, en México se acostumbra a poner este apartado al final.

Para este punto continúa el texto, es decir, todo el cuerpo del libro, lo que le da el volumen y la riqueza cultural a un montón de hojas con tinta y le preceden los apéndices o nexos, cuadros o materiales gráficos, notas, bibliografía, el vocabulario o glosario, el índice analítico, de láminas o el general y el colofón.

En este punto, Zavala indica que se encuentra la tercera de forros o también conocida como la retiración de la contraportada, donde se tiende a dejar en blanco o se agrega publicidad de otro libro del autor y hasta el final se posiciona la cuarta de forros o la contraportada, donde se tiende a hallar la presentación del libro, el CV del autor o las criticas a la obra.

Las variantes aplicables a libros

Los cuerpos, a pesar de tener las mismas características, no todos se desarrollan de la misma manera, sea por genética o nutrición y esto mismo sucede con los libros, ya que se presentan en diferentes tamaños, los cuales varían dependiendo de las distintas clases de papel.

Con el fin de sistematizar los tamaños y darlos a conocer, Zavala indica que hay seis proporciones comunes en las hojas de los libros, donde se hayan los treintaidosavos (textos de más o menos 10 cm), el veinticuatroavo (más menos 10 a 15 cm), dieciseisavo (aproximadamente de 15 a 20 cm), octavo (20 a 28 cm), cuarto (28 a 39 cm) y folio (40 cm a más).

Además de estas medidas del papel, Zavala precisa que la editorial también debe considerar el grosor, opacidad, calidad y color del papel a utilizar, ya que hay más de 15 tamaños clásicos de los libros que rigen la actualidad, de los cuales, en México predominan los de 57 x 87 cm, 70 x 95 cm y 87 x 114 cm.

Si bien Ruiz indica que hay diferentes terminologías para el papel, como la hoja (unidad del papel), página (cada lado de la hoja), pliego (una lámina grande de papel), resmilla (20 cuadernillos), resma (500 hojas que equivale a una unidad de venta al mayoreo), fardo (5 rasmas), etc.; no hay que olvidar que lo más valioso en un libro es su contenido, aquel que nos hace volar la imaginación a otros mundos; la calidad del escrito, que puede proporcionar una editorial, como la nula existencia de faltas de ortografía y la precisión para seleccionar un libro entre cientos que aporten algo a la sociedad.

Fuente

El libro por dentro y por fuera (1ª parte). El libro y sus orillas de Roberto Zavala Ruiz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: